Pedro Pedreira Un poco de todo

CALABACINES RELLENOS CON CARNE PICADA

El calabacín es una hortaliza que pertenece a la familia de las Cucurbitáceas. Esta familia comprende unas 850 especies de plantas, en su mayoría herbáceas, trepadoras o rastreras, que producen frutos grandes y protegidos por una corteza firme. Frutas tales como la sandía y el melón pertenecen a esta misma familia, junto con hortalizas tan comunes como el pepino o la calabaza.

El origen del calabacín no es bien conocido. No se sabe con seguridad si procede de Asia Meridional o de América Central. Lo que sí se conoce es que es una planta cultivada en todas las regiones cálidas de la Tierra desde tiempo inmemorial. Fueron los árabes quienes extendieron su cultivo por las regiones mediterráneas, donde se convirtió en un alimento de consumo habitual en la Edad Media. En las zonas del norte de Europa, su consumo fue más tardío y no tuvo lugar hasta la II Guerra Mundial.

El calabacín es una hortaliza de verano aunque se puede adquirir durante todo el año. Sin embargo, los ejemplares más sabrosos son los que se recogen entre los meses de julio y septiembre. Es una hortaliza que se recolecta tierna, sin haber alcanzado su tamaño definitivo. Los calabacines grandes deben ser rechazados, porque la carne no es tierna y tienen muchas pepitas.

El calabacín puede conservarse en el frigorífico en buenas condiciones durante unas dos semanas. El etileno, sustancia gaseosa que segregan en mayor proporción ciertos vegetales durante su maduración, confiere sabores amargos al calabacín. Por ésta razón, no han de almacenarse junto a frutas que producen este gas durante su almacenamiento tales como plátanos, melones, melocotones…, para evitar así la aparición de sabores amargos.

Su principal componente es el agua, seguido de los hidratos de carbono y pequeñas cantidades de grasa y proteínas. Todo esto, unido a su aporte moderado de fibra, convierte al calabacín en un alimento de bajo aporte calórico, idóneo para incluir en la dieta de personas con exceso de peso.

INGREDIENTES

Para 8 personas:

4 calabacines medianos (del tamaño de un plato),  un pimiento morrón, 8 dientes de ajo, 5 cebollas pequeñas, un chorro de aceite, 500 gramos de carne picada (mezcla de carne de cerdo y de ternera), 300 gramos de bacon en lonchas, dos tomates, pimienta molida, dos bolsas de queso rallado para fundir.

PREPARACIÓN

Los calabacines deben ser de un tamaño suficiente como para poder rellenarlos, y que a la vez entren en un plato.calabacines

Se cortan los calabacines a la mitad (a lo largo), y se meten en el microondas 6 minutos a máxima potencia. Se sacan y se vacían con una cucharilla, reservándose la pulpa del calabacin. Hay gente que los mete en el microondas después de vaciarlos, pero creo que es mas complicado porque la carne del calabacin está mas dura.

Se pelan y pican los ajos y cebollas, y se reahogan en aceite. Se añade sal. Cuando estén dorados, se echa la pimienta molida al gusto.

En una sartén separada se echan las lonchas de bacon cortadas en tiras, y se dejan a potencia media que vayan perdiendo la grasa y se vaya dorando la carne. Cuando ya esté dorada y la grasa esté transparente, echamos la carne picada y revolvemos para que cojan el sabor del bacon.

Finalmente se mezcla todo (la carne con los ajos, cebolla y pimiento) y se añade el la pulpa de calabacín picado y el tomate igualmente picado.

Con una cuchara se rellenan los calabacines y se espolvorea el queso rallado por encima. Se meten en el horno diez minutos a 150 grados hasta que el queso se funde y quede gratinado.