Pedro Pedreira Un poco de todo

EL CASO DEL AVIADOR Y LA BALA

aviEl escritor ruso Yakov Perelman recoge en su “Física Recreativa” un caso publicado por la prensa durante la Primera Guerra Mundial y vivido por un aviador francés en pleno vuelo. Este piloto relató a los periodistas cómo, mientras volaba a varios kilómetros de altura, percibió la presencia de un pequeño objeto que se movía junto a la cabina. Pensó que se trataba de una mosca y lo atrapó rápidamente con la mano. Pero, cuál no sería su sorpresa cuando, al abrir el puño, descubrió que acababa de atrapar ¡una bala de fusil alemana!

Más allá de la veracidad de la noticia (bastante dudosa), Perelman sostiene que el hecho no es ningún disparate desde el punto de vista de la Física. Según explica, “las balas no se mueven durante todo el tiempo con la velocidad inicial de 800-900 metros por segundo, sino que, debido a la resistencia del aire, van cada vez más despacio y al final de su trayectoria, pero antes de empezar a caer, recorren solamente 40 m por segundo. Esta era una velocidad factible para los aeroplanos de entonces. Por consiguiente, la bala y el aeroplano podían volar a una misma velocidad, en un momento dado, y, en estas condiciones, aquélla resultaría inmóvil o casi inmóvil con relación al piloto. Es decir, éste podría cogerla fácilmente con la mano, sobre todo con guante (porque las balas se calientan mucho al rozar con el aire).”

Via: Fogonazos