Pedro Pedreira Un poco de todo

LASAGNA DE CALABACÍN CON CARNE

La lasaña al horno (en italiano, lasagna al forno ) es un plato que tiene pasta en láminas intercaladas con carne, salsa bolognesa y bechamel. Se trata de un plato de origen griego/italiano. La lasaña al horno también se puede hacer con verduras (espinacas, berenjenas, etc) o incluso de pescado. En todos los casos se termina con bechamel y abundante queso rallado para gratinarla al horno.

La palabra “lasaña” proviene del griego “lasanon”, a través del latín “lasanum”, que se refiere al cazo en el que se cocinaba. La palabra singular en italiano es lasagna y en plural lasagne se aplica indistintamente al plato o a la pasta en forma de láminas. Es un plato fuerte que se suele comer en invierno o en los periodos fríos de la primavera.

Las lasagnas en general son platos muy agradecidos, que admiten gran cantidad y variedad de rellenos, y que resultan interesantes para comer grandes grupos ya que se puede dejar preparada con cierta antelación (a falta de gratinarse) y el trabajo es parecido para pocos comensales que para un grupo grande.

En este caso sustituiremos las láminas de pasta por tiras de calabacín.

INGREDIENTES

Para 8 personas

3 calabacines medianos, un poco de aceite, sal, 250 grms de bacon en lonchas, 500 grs de carne picada (mixta ternera y cerdo), 3 zanahorias, una barqueta de champiñones, 2 pimientos morrones, 1 pimiento verde, 4 dientes de ajo, 3 zanahorias, salsa de tomate (en su defecto 4 tomates), 300 grs de queso rallado, un chorrito de vino, oregano, pimienta molida.

Para la bechamel: 1 litro de leche, 50 grs de mantequilla, nuez moscada, sal, 50 grs de harina de trigo (tambíen se le puede echar mitad de trigo, mitad Maicena).

PREPARACIÓN

Cortamos los calabacines en lonchas de unos 2 milímetros de espesor. No hace falta pelarlos. tenemos que preocuparnos si el espesor del mismo es irregular  a lo largo de la loncha siempre y cuando no quede muy gruesa. Si lo hacemos directamente con cuchillo debemos de tener cuidado con los dedos, aunque la opción más facil es con un rallador de queso.  Los ablandamos 3 minutos en el microondas a maxima potencia (opcional) y los doramos con un poco de aceite en una sarten.

La cantidad total de calabacines necesaria va en función del grosor de las lonchas que cortemos, por lo que siempre es aconsejable tener alguno “extra” que nos puede salvar para acabar una de las capas.

Por otra parte picamos los ajos y las cebollas y las vamos dorando con un poco de aceite en otra sarten. Vamos añadiendo el resto de vegetales debidamente picados, empezando por aquellos que necesiten más tiempo de cocción (como la zanahoria) y finalizando por los pimientos de piquillo (si son de bote). Se le pueden echar más vegetales y/o eliminar alguno de la lista anterior.

En una sartén aparte (yo suelo preparar los calabacines y los vegetales al mismo tiempo en dos sartenes, y luego aprovecho la primera para hacer la carne) se pica el bacon y se deja que vaya soltando toda la grasa. Posteriormente echamos la carne picada y revolvemos.

Mezclamos el contenido de ambas sartenes, echamos un poco de vino, la salsa de tomate y lo dejamos hacer un rato. Condimentamos con la sal, oregano y pimienta.

Para hacer la salsa bechamel, calentar la leche en el microondas, sin que llegue a hervir. Derretir la mantequilla a fuego lento. Cuando esté derretida añadir la harina sin dejar de revolver, y dejar que se vaya haciendo. Lo más comodo es ir revolviendo con una cuchara de madera, sin dejar que se pegue a las paredes. Quitamos la mezcla del fuego, echamos la leche a la mezcla y vamos revolviendo hasta que desaparezcan los grumos, lo cual nos puede llevar unos 5 minutos. Una vez conseguida una mezcla homogénea, condimentar con la sal y la nuez moscada rallada.

Calentamos el horno a unos 180 grados con la función gratinar.

En un molde para horno, untamos el fondo con un poco de mantequilla o aceite y espolvoreamos (si tenemos) pan rallado, para que luego se despegue bien la lasagna. Ponemos una capa de lonchas de calabacín (no es necesario que tapemos todo el fondo) y luego sobre ella vamos echando la mitad de la mezcla de vegetales y carne. Espolvoreamos un poco de queso, y tapamos con una segunda capa de calabacín. Lo ideal es colocar los calabacines en la misma direccion ya qu eluego es más facil cortar la lasagna sin que se rompa demasiado. Ponemos la segunda capa de mezcla, tapamos con calabacín y extendemos la bechamel sobre el molde, tapando todos los huecos pero aunque sin abusar de ella. Finalmente espolvoreamos en abundancia el queso rallado sobre la bechamel.

Metemos en el horno unos 10 ó 15 minutos (el tiempo necesario para que se gratine el queso) y servimos.

LASAÑA DE CALABACINES