Pedro Pedreira Un poco de todo

NEIL AMSTRONG Y LA LUNA

Cuando el astronauta del Apolo Neil Armstrong pisó por primera vez la Luna, no sólo dijo su famosa frase,

– “Un pequeño paso para el hombre, un enorme salto para la humanidad”,

si no que después realizó varios comentarios, los usuales de comunicación entre él, los otros astronautas y el centro de control. Sin embargo, justo al volver a la cápsula dijo algo enigmático:

– “Buena suerte, señor Gorsky”.

Mucha gente de la NASA pensó que sería un comentario casual acerca de algún cosmonauta sovietico rival. Sin embargo, tras comprobarlo, no se encontró ningun Gorsky en ninguno de los programas espaciales ni rusos ni norteamericanos.

A lo largo de los años, mucha gente interrogó a Armstrong acerca del significado de su comentario “buena suerte, señor Gorsky”, pero Armstrong se limitaba a sonreir. Pero el 5 de julio de 1995 en Tampa Bay, Florida, mientras contestaba algunas preguntas, tras un discurso, un periodista sacó a relucir la enigmática frase de 26 años de antigüedad. Esta vez,¡por fin respondió!. Mr. Gorsky habia fallecido, por lo que Neil Armstrong sentía que ya podía dar solución a ese enigma. Cuando era un niño, estaba jugando al beisbol en el patio trasero con un amigo. Éste golpeo una bola con fuerza y la hizo aterrizar enfrente de la ventana del dormitorio de sus vecinos. Estos eran el señor y la señora Gorsky. Cuando Neil se inclinaba a recoger la pelota, oyó a la señora Gorsky gritándole al señor Gorsky:

–          “¡¡Sexo oral?!!¡¿Quieres sexo oral?! ¡Tendrás sexo oral cuando el chico del vecino se pasee por la luna!”.