Pedro Pedreira Un poco de todo

PIRULETAS DE TOMATES CHERRY Y DE QUESO

Ahora que llegan las fechas navideñas, tenemos que sorprender con algún entrante previo a los manjares de la época.

Los tomates cherry con caramelo estan muy ricos a la vez que generan un contraste interesante entre lo dulce y lo salado. Cuidado con la gente con problemas en la dentadura, que ya sabeis lo “pegajoso” que es el caramelo a los dientes.

En cambio las piruletas de queso no dejan de recordarnos al queso parmesano al horno, que creo que le gusta a todo el mundo.

Aunque se llaman “piruletas” por la forma, no son una golosina sino que nos estamos comiendo un trozo de queso fundido de forma diferente. En el caso del tomate cherry, predomina el sabor del tomate frente al caramelo.

Ambas recetas son muy faciles.

INGREDIENTES

Para la piruleta de tomate cherry

Tomates cherry, azucar, semilla de sesamo, palitos de brocheta

Para la piruleta de queso

Queso rallado (parmesano u otro que nos guste; quedan muy bien las mezclas de queso), semillas de sésamo, palitos de brocheta.

PIRULETAS DE QUESO

Sobre un papel para el horno, hacemos varios montoncitos de queso que apretamos con la mano, dándole una forma más o menos redonda. Colocamos en el centro de cada uno de ellos un palito de brocheta.

Calentamos el horno a unos 200 grados e introducimos la bandeja con el queso. A los dos o tres minutos deben están hechas (justo cuando empiece a dorarse un poco el queso). Debemos de estar muy pendientes de la cocción porque en un par de minutos pasa de estar en su punto a quemarse, con el desagradable sabor correspondiente.

Es importante que el queso quede ligeramente dorado (tostado), para que la piruleta tenga suficiente consistencia cuando se despegue del papel. Tan pronto lo sacamos del horno, aún caliente, espolvoreamos las semillas de sesamo.

PIRULETAS DE TOMATES CHERRY

En una sarten echamos un poco de agua y tres o cuatro cucharadas soperas de azucar colmadas. A fuego medio la calentamos sin dejar de revolver, hasta que se haga el caramelo, procurando que quede clarito y que no se dore.

Debeis de tener cuidado con el azucar porque si os cae sobre la piel provoca quemaduras muy dolorosas.

Pinchamos el tomate cherry en la brocheta y lo “mojamos” en el caramelo. Acto seguido lo rebozamos con las semillas de sésamo (con el caramelo aún caliente pasamos la piruleta por un recipiente en donde estén las semillas de sesamo).

Dejamos que el caramelo se solidifique totalmente sobre un vaso, bajo el cual habremos puesto un papel para limpiar facilmente las gotas del azucar que caen.

Las presentamos en la mesa alternadas, dentro de un vaso alto. Las tiras que veis que cuelga de algun tomate es el caramelo que aún no había terminado de solidificar.